Santidad Paulina

viernes, 13 de enero de 2017

El Beato Santiago Alberione (San Lorenzo de Fossano, 4 de abril de 1884 – Roma, 26 de noviembre de 1971). Fundador de la Familia Paulina, postuló con firmeza la idéntica dignidad de la predicación mediática y la predicación oral-tradicional, que posteriormente fue asumida por el Concilio y otros documentos posteriores de la Iglesia.

Pablo VI trazó magistralmente su perfil el 29 de junio de 1969: “Ahí lo tenéis: humilde, silencioso, incansable, siempre vigilante, siempre recogido en sus pensamientos, que van de la oración a la acción…, siempre atento a escrutar los ‘signos de los tiempos’, es decir, las más geniales formas para llegar a la gente, nuestro Padre Alberione ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos para expresarse, nuevos medios para dar vigor y amplitud a su apostolado, nueva capacidad y nueva conciencia de la validez y de las posibilidades de su misión en el mundo moderno y con los medios modernos”.  

Además de esta genial intuición, sin duda la   dimensión más característica y conocida del Padre Alberione, hay que destacar su fe y su profunda vida interior. A la escuela de san Pablo, él encontró para sí mismo y para sus hijos e hijas el ideal unificador de la vida y la misión: “Mi vivir es Cristo” (Flp 1,21). Sin olvidar su gran humildad y la fidelidad en transmitir las insondables riquezas recibidas, destinadas a enriquecer la Iglesia…

Dejó escrito: “Así quiero pertenecer a esta admirable Familia Paulina: como siervo ahora y en el cielo; donde me ocuparé de los que usan los medios modernos más eficaces para el bien: en santidad, en Cristo, en la Iglesia” (AD 3). Todos los agentes de la comunicación social tienen, pues, en él un seguro y, podríamos decir, “natural” protector.

Deja tu comentario
Comentarios
13/01/2017 10:07 a.m.
Sample comment title

This is a sample comment...