La librería es un templo; el librero, un predicador; los frutos que se buscan son la luz, la santidad, la alegría en Jesucristo y la vida cristiana. El mostrador es el púlpito de la verdad.

- Santiago Alberione