MARIA LA MADRE DESATANUDOS

En el siglo II, aproximadamente, hubo un hombre al que la devoción popular elevó a la categoría de Santo, llamado Irineo. Este buen hombre se dirigió a la Virgen María con una nueva advocación, llamándola María…
Availability: 3 in stock
SKU: 48981
$3.50
En el siglo II, aproximadamente, hubo un hombre al que la devoción popular elevó a la categoría de Santo, llamado Irineo. Este buen hombre se dirigió a la Virgen María con una nueva advocación, llamándola María, la "Virgen Desatadora de todos los Nudos". Él sabía muy bien a qué se refería; se esforzó en divulgar la fe en María, para que desatara todas las ligaduras que inmovilizaban la vida de toda la humanidad. A Ella se dirigió; le pidió, la honró, y por supuesto que la Virgen lo recompensó otorgándole el favor que le solicitaban él y todos los peticionantes de intercesión ante Dios. No solamente a san Irineo, sino que manifestó su gracia, otorgando favores divinos para terceras personas, para toda la humanidad.