PERSONA COMO DON #61

$18.50
El primer gesto humano es el abrazo, respuesta a otros brazos abiertos. Los bebés alzan los brazos, los viejos mueren queriendo alzar los brazos. Cuenta José Saramago que su abuelo, un viejo campesino, se levantó de su lecho de muerte y se abrazó llorando a los árboles de su huerto para despedirse de ellos. Ningún niño viene al mundo proclamando «yo pienso, luego existo».